INICIO

RECONOCIMIENTOS

Noticias Destacadas

Proyectos AEDES

Redes Sociales

NOTICIAS

COMPARTAMOS LA NAVIDAD
2021-03-19 10:43:38
A casi un año de que la OMS declarara la COVID-19 como pandemia y de que en el Perú el gobierno nacional decretara la Emergencia Sanitaria e inamovilidad social (16 de marzo del 2020), la situación económica del país ha empeorado y las desigualdades sociales se han incrementado.
Con más 1 millón de casos positivos y más de 45 mil muertes (según datos oficiales aunque expertos señalan que la cifra sería el doble) producto de la pandemia, y aún en la llamada “segunda ola” iniciada en diciembre del 2020 y que de acuerdo a especialistas aún no ha pasado, el Estado ha visto superados sus esfuerzos y capacidades para atender no solo el sistema sanitario colapsado (falta de camas UCI y oxígeno medicinal) en todo el país, sino su capacidad para seguir asistiendo con normalidad y regularidad los diferentes programas de atención a la población más vulnerable.
Aunque ya no hay inamovilidad social nacional, la emergencia sanitaria continúa, por lo que se han clasificado las regiones de acuerdo a su nivel situacional frente al COVID en: extremo, alto, moderado, medio y bajo, ninguno de los 24 departamentos del país está en los últimos 2 niveles. De acuerdo al nivel de cada departamento se establecen diferentes normas que van desde la inmovilización (cuarentena) hasta la reactivación económica (con toque de queda escalonado).
Las clases escolares se han desarrollado de manera virtual, con las complicaciones de conectividad de internet de las zonas alejadas de las ciudades, en cuyos casos, los estudiantes han tenido dificultades o se han visto obligados a suspender su educación. Es precisamente a través de las escuelas que el gobierno nacional y provincial implementan programas de asistencia como el Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma, que, a pesar de continuar, no ha podido cubrir a totalidad las necesidades de los niños de zonas alejadas y vulnerables.
Es precisamente que AEDES trabaja gracias al financiamiento nacional e internacional en zonas rurales altoandinas con comunidades alejadas, cuya población está ubicada en condiciones de pobreza y extrema pobreza, siendo los niños y ancianos los grupos más vulnerables y que en situaciones de emergencia como la actual necesitan mayor protección.
En todo el mundo, las celebraciones y festividades han sido suspendidas; es la época Navideña especialmente la afectada por la falta de reuniones familiares y es precisamente en esta época que muchos programas de asistencia y voluntariado llegaban hasta zonas alejadas para llevar un poco de alegría a los niños. 
Este año, esta actividad se ha reducido notablemente, como consecuencia de la imposibilidad de traslado y de las condiciones climáticas (época de lluvias en la zona altoandina). Sin embargo, en un esfuerzo de AEDES y gracias nuevamente a la solidaridad y apoyo financiero de la Fundación Suiza Sahee, un equipo ha podido trasladarse hasta más de 15 localidades y comunidades campesinas del sur del país, ubicadas en los departamentos de Arequipa, Puno, Cusco y Tacna, compartiendo un poco de alegría con niñas y niños.
La tarea no ha sido fácil, pues la situación nacional y el clima impidieron que el equipo de AEDES pudiera llegar en diciembre, teniendo que postergar su llegada hasta mediados de enero, trasladándose durante casi 15 días por rutas complicadas desde la parte alta de Arequipa hasta valles interandinos en Tacna y recorriendo cerca de 3 mil kilómetros.
Pero, lo agotador que puede parecer el viaje y que de hecho lo fue, queda en segundo plano, al llegar a cada localidad y ver decenas de caritas sonrientes de niñas y niños que, a pesar de las circunstancias, mantienen su alegría e inocencia y brindan su calidez a personas que no conocen pero que saben llegaron desde lejos por ellos.
Gracias a la Fundación Suiza Sahee, más de 500 niñas y niños recibieron un pequeño presente: panetón de 900g, fortificado con harina de quinua y kiwicha, yogur frutado de 1l y chocolate caliente, que a la vez que sirvió de pretexto para distraerlos de las condiciones difíciles en las que viven, sirvió para que sepan que hay personas que se preocupan por ellos, aunque estén a miles de kilómetros de distancia.
A este esfuerzo se unieron también con entusiasmo las organizaciones de base con las que AEDES ejecuta sus proyectos, ellos se organizaron y prepararon chocolate caliente para compartir.Desde bebés en brazos de sus madres hasta adolescentes recibieron este presente que pudieron llevar a sus casas y compartir con sus familias; para varios, fue la primera vez que probaban panetón, típico pan que se consume en el país en la época navideña. Qué mejor que su primer panetón haya sido elaborado con granos andinos cuyo valor nutritivo es bien conocido.
Esto se logró gracias a la coordinación de AEDES con un socio estratégico, la Central de Cooperativas Agrarias Quechuas-Aymara, que agrupa a productores de granos andinos de Puno y que en esta oportunidad elaboró especialmente los panetones para que niñas y niñas puedan probar este rico pan.Aunque aún no sabemos cuándo terminará el Estado de Emergencia Nacional y si el gobierno podrá mejorar sus programas de asistencia, creemos que la ayuda brindada por la Fundación Suiza Sahee lleva un poco de alegría y esperanza a comunidades alejadas, especialmente a niñas y niños cuya alegría debe ser uno de los principales objetivos de cualquier programa o proyecto.

ASOCIACIÓN ESPECIALIZADA PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE

AEDES

Email: aedes@aedes.org.pe

Celular: +51 959969391 RPM: *177390

Telefono: +51-54-251189

Urbanización Magisterial I Calle Málaga Grenet D-6, Sección 3, Dpto. 201 – Umacollo (a ½ cuadra de la Av. Víctor Andrés Belaúnde y a lado de Alerta Médica)

Síguenos en:

2015 - AEDES - Todos los Derechos Reservados